Para detectar la infección por el virus del sida es necesario realizar una prueba específica. En realidad, esta prueba no busca la presencia del VIH, sino de anticuerpos que se han producido para luchar contra el virus. Generalmente, el organismo tarda entre un mes y seis semanas hasta que se producen suficientes anticuerpos (proceso denominado seroconversión) para registrarlos en una de estas pruebas, por lo que si se ha encontrado en alguna de las prácticas consideradas de riesgo es conveniente esperar un periodo "de ventana" de unos tres meses antes de someterse a la prueba del VIH. La decisión de realizar una prueba de detección del VIH es absolutamente personal, pero ignorar la infección puede poner en peligro la salud de sus parejas sexuales y la suya propia, al retrasar el tratamiento. Por esto, se recomienda realizar la prueba si se encuentra en alguno de estas situaciones: - Ha compartido agujas u otros materiales empleados en el consumo de drogas - Ha mantenido contactos sexuales sin protección con personas que no conocía o que pudieran estar infectadas. - Ha sido contagiado con algún tipo de enfermedad de transmisión sexual - Ha mantenido relación sexual con una persona que se encuentre en alguno de los anteriores supuestos Si el resultado de la prueba es positivo, acuda inmediatamente a un especialista para valorar su situación personal e iniciar el tratamiento que más se adecue, según la cantidad de virus que hay en su organismo (la carga vírica) y de células CD4; estos datos indican al facultativo cómo va a progresar la infección, cuándo debe iniciar su terapia y qué tipo de medicamentos hay que prescribir. El médico le realizará otras pruebas, tales como la de la tuberculosis, que es una de las enfermedades oportunistas más frecuentes entre los seropositivos. Etapas iniciales de la infección Alrededor de la mitad de las personas que contraen el VIH padecen de síntomas similares al de un resfriado entre las primeras dos y cuatro semanas de ser infectadas. Los síntomas incluyen fiebre, fatiga y erupciones cutáneas, dolor en las articulaciones, jaquecas y nódulos linfáticos inflamados.
TuWeb
TU SALUD SEXUAL ES IMPORTANTE ... INFORMATE
Prueba de descarte de sifilis
Cómo se hace la prueba para una ETS?
1.- Qué es el VIH/sida
2.- Cómo se transmite
3.- Prevención
4.- ¿Soy VIH positivo?
5.- Enfermedades oportunistas
6.-Tratamiento
7. Salud y VIH/SIDA : Glosario
Sobre el Condon y Lubricante
 
4.- ¿Soy VIH positivo?
Para detectar la infección por el virus del sida es necesario realizar una prueba específica. En realidad, esta prueba no busca la presencia del VIH, sino de anticuerpos que se han producido para luchar contra el virus.

Generalmente, el organismo tarda entre un mes y seis semanas hasta que se producen suficientes anticuerpos (proceso denominado seroconversión) para registrarlos en una de estas pruebas, por lo que si se ha encontrado en alguna de las prácticas consideradas de riesgo es conveniente esperar un periodo "de ventana" de unos tres meses antes de someterse a la prueba del VIH.

La decisión de realizar una prueba de detección del VIH es absolutamente personal, pero ignorar la infección puede poner en peligro la salud de sus parejas sexuales y la suya propia, al retrasar el tratamiento. Por esto, se recomienda realizar la prueba si se encuentra en alguno de estas situaciones:

- Ha compartido agujas u otros materiales empleados en el consumo de drogas

- Ha mantenido contactos sexuales sin protección con personas que no conocía o que pudieran estar infectadas.
- Ha sido contagiado con algún tipo de enfermedad de transmisión sexual

- Ha mantenido relación sexual con una persona que se encuentre en alguno de los anteriores supuestos

Si el resultado de la prueba es positivo, acuda inmediatamente a un especialista para valorar su situación personal e iniciar el tratamiento que más se adecue, según la cantidad de virus que hay en su organismo (la carga vírica) y de células CD4; estos datos indican al facultativo cómo va a progresar la infección, cuándo debe iniciar su terapia y qué tipo de medicamentos hay que prescribir.

El médico le realizará otras pruebas, tales como la de la tuberculosis, que es una de las enfermedades oportunistas más frecuentes entre los seropositivos.

Etapas iniciales de la infección


Alrededor de la mitad de las personas que contraen el VIH padecen de síntomas similares al de un resfriado entre las primeras dos y cuatro semanas de ser infectadas. Los síntomas incluyen fiebre, fatiga y erupciones cutáneas, dolor en las articulaciones, jaquecas y nódulos linfáticos inflamados.


Foto

La gráfica superior muestra el proceso de una infección típica del VIH a través del tiempo. El conteo de células CD4+ representa el número de células CD4+ por milímetro cúbico de sangre. Este número se reduce a medida que el virus progresa.

Un sistema inmunológico saludable tiene entre 600 y 1.200 células por milímetro cúbico de sangre. Si se reduce a 200, se considera que el paciente tiene SIDA.

La “carga viral” es el número de partículas de virus por mililitro de sangre. Inicialmente, llega a su apogeo a medida que el virus se reproduce rápidamente en el torrente sanguíneo.

Algunas personas con VIH pueden vivir durante varios años sin desarrollar el SIDA, sintiéndose saludable y sin señales obvias del virus.

Otras pueden padecer de síntomas como la pérdida de peso, fiebres y sudores, frecuentes infecciones fúngicas, erupciones cutáneas y pérdida de la memoria.

Foto